De que Depende el Éxito en los Negocios

» Posted by on Sep 30, 2013 in Crear Negocios en Internet | 0 comments

De que Depende el Éxito en los Negocios

El éxito en los negocios, no llega al otro día de tenerlo  andando, incluso, no llega a las tres semanas, ni a los ocho meses, ni al año,  los negocios prósperos, los negocios grandes, son como la semilla de bambú.

La semilla de bambú, al sembrarse en la tierra, empieza un proceso de desarrollo lento  muy lento, demasiado lento, en el que se alimenta,  se nutre, se adhiere a la tierra, entiende el entorno, se fortalece, toma aliento, se llena de complejos sistemas de raíces que la mantengan sólida en tierra.

La semilla de bambú japonés, solo empieza a crecer aproximadamente a los 7 años de haber sido sembrada, el agricultor paciente,  sabe que además de agua, tierra, y abono, el mejor nutriente que puede proporcionarle al bambú es la paciencia.

Se demora 7  años, 84 meses en total,  porque en este periodo, las raíces de la planta de bambú, han crecido es hacia abajo, se ha desarrollado   de tal modo que más que altura, necesita es profundidad, mucha profundidad, para que pueda sobrevivir al más duro sol, o al más  cruel de los inviernos, por eso el bambú japonés, es un árbol cuya capacidad de adaptación es asombrosa.

Del mismo modo son los negocios;  las grandes empresas no se hicieron de la noche a la mañana, se demoraron años para ser lo que hoy son,  emporios económicos que alcanzan metas solo comparables a la altura que alcanza una caña de bambú.

“Un negocio necesita nutrirse día a día, con ideas,  con pasión, con disciplina, necesita alcanzar profundidad en sus raíces, al punto de  parecer que no crece, que  se está estancado”

Los negocios son procesos que se fortalecen paso a paso, el negociante  con vocación lo sabe, y es sigiloso,  se arma de elementos que le permitan aguantar la lentitud, paciencia, fe, pies pesados para pasos lentos pero pisadas firmes.

El empresario que puede proporcionarse tales virtudes, que las aprende, sabe que su idea es la correcta, no le echa la culpa a la tierra, donde siembra la semilla de bambú, es decir el entorno,  pues  él sabe  que si otros negocios prosperan en esa tierra, el de él lo hará, pero sabe además, que su empresa tiene unas condiciones distintas a las demás, pues en tiempos de crisis, de frio, podrá soportar los embates más duros, o en tiempos de prosperidad  asimilara de manera tranquila el más fuerte de los  periodos de calor.

Aspirar a la grandeza, a la altura, es un trabajo para mentes pacientes, lo mediático, influye mucho en que nuestro ritmo de vida sea acelerado. La paciencia no es una virtud occidental,  habrá que aprenderla tarde que temprano de los japoneses.

La semilla de bambú, cuando completa su ciclo alcanza alturas hasta de 10 metros, y sus años de duración son muchos comparados con el promedio de las demás plantas del planeta.

De usted depende que  tenga una empresa con un tiempo límite de duración, que la impaciencia y el afán de obtener utilidades rápidamente, lo lleven a un fracaso seguro, de paso le recomiendo hacer el ejercicio de sembrar la semilla de bambú en el patio de su casa, al mismo tiempo que empieza su empresa. Hágalo y me cuenta.

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>